• Type:
  • Genre:
  • Duration:
  • Average Rating:

Somos un grupo de jóvenes Españoles que nos gusta el deporte y la tecnología. Compuesto por 4 Ingenieros Informáticos y de Telecomunicación además de una Arquitecta apasionada del deporte y de un licenciado en ciencias de la actividad física. 

Y tú, ¿qué sientes?

Amores hay muchos, y yo siento amor por un deporte, por una afición que me hace sentir viva, que me hace sentir libre. El aire sobre mi cara, el viento sobre mi cuerpo, el sol sobre mi cabeza y todos mis músculos en movimiento.

Mi mente abandona todo por un momento, no hay malos pensamientos, ni búsqueda de soluciones a los problemas cotidianos; simplemente hay libertad, paz y tranquilidad. El tiempo transcurre deprisa, casi sin darme cuenta. Veo a la gente pasar, el agua correr por el cauce del río que pasa a mi lado, las hojas caer a mi paso y mi cara denota felicidad; simplemente haciendo algo tan sencillo como correr.

Esta sensación me tiene enamorado, me hace sentir la libertad una hora al día, libre de problemas, libre de malos sentimientos y aislado de todo. No existe nada más allá de mí y mi cuerpo en movimiento, cada vez más rápido, cada vez más libre. Nadie me puede seguir; es mi momento.

Corro libre como el viento, y al llegar a casa vuelvo a mi vida pero un poco más tranquilo y relajado que antes de mi partida, sintiéndome incluso mejor persona, con una gran sonrisa en mis labios.

Muchos no entienden este sentimiento ante algo tan sencillo, pero un consejo voy a dar para quien dedique unos minutos a leer esto: vive feliz, sonríe por vivir y, unos minutos al día, aléjate de lo cotidiano y siente la libertad.

Después vuelve a la vida, vuelve a la realidad y demuestra lo que sabes.

The first step toward success is taken when you refuse to be a captive of the environment in which you first find yourself.

-Mark Caine

¡Prepara tu mente!

Un trabajo de concentración de tu mente adecuado es necesario para lograr lo que algunos autores llaman el Estado de Rendimiento Ideal (Unestahl, 1986) en la competición. Aquí y ahora, vamos a proponer ciertas estrategias para la mente a desarrollar en carrera para alcanzar un estado óptimo de rendimiento que aproveche el potencial que todo Runner/Trotter desea.

  1. J. Shepard (1996) señala dos categorías en las estrategias competitivas, las que se planifican y practican para convertirse en parte habitual de la competición, y las que se entrenan y se dejan preparadas para usarse sólo en caso de necesidad, cuando aparecen errores o el desarrollo no es el esperado, y así poder recuperar el rendimiento ideal.

Morgan y Pollock clasificaban a los corredores de Maratón en “asociadores”, los que se concentran en la carrera y su cuerpo, y los “disociadores”, que alejan su mente de la carrera y el dolor. Este último tipo de estrategia parece ser más propio de los Runners de nivel medio y aficionado, mientras que el primero suele ser más utilizado por los corredores de élite.

Dentro de las tácticas que se integran como parte de la carrera, se destacan las siguientes (Noakes, T.):

  • Planifícalas antes de la carrera como recurso tanto para alcanzar un rendimiento adecuado como para recuperarlo si lo pierdes por situaciones inesperadas.
  • Domina desde la salida. Querer dar un golpe de autoridad mostrando superioridad puede ser una equivocación. Se trata de manejar el desarrollo según lo previsto y no dejarte llevar emocionalmente por acontecimientos externos, como por ejemplo que otro corredor se destaque demasiado y en consecuencia modificas tu rimo ideal sólo por alcanzarle: sales de tu ritmo, acumulas más ácido láctico, aumentas fatiga muscular…
  • Concéntrate en lo que puedes controlar, en tus emociones y en cómo vas a dominar la excitación. No te dejes llevar demasiado por acontecimientos externos como las condiciones meteorológicas, la apariencia de tus rivales, o cómo te sientes.
  • Enfoca el ritmo de paso de todos los tramos, técnica de apoyo según el tipo de terreno, todos los detalles planificados, en todo lo trabajado en entrenamiento y visualización, concéntrate en los momentos clave y ejecútalos.
  • Da el máximo esfuerzo. No significa sólo hacer un esfuerzo extra en el tramo final o sprint, sino dar el máximo esfuerzo mental en ejecutar las tareas planeadas, entre las cuales están los esfuerzos fisiológicos en tramos importantes.
  • Permite lo inesperado. Que tengas trazada una estrategia no quiere decir que no dejes oportunidad a modificaciones según posibles situaciones. Hay que ser flexible a cambios y hay que planificar esas posibles modificaciones, es parte de la estrategia. Y si las has visualizado, mejor.

 

Estos consejos tienen una lectura psicológica de base. Planificar, preparar y desarrollar el entrenamiento y la competición de forma consciente y dando lo mejor de ti mismo para mejorar tus habilidades. La verdadera motivación, la que surge desde dentro de uno mismo, es inmutable por lo externo, no se altera. Cuida tu interior, busca la energía que hay dentro de ti, sé genuino, sé tú mismo, corre… y fluye.

¡Distingue entre incomodidad y dolor!

En algunas ocasiones, tenemos la oportunidad de hablar con corredores, que nos relatan con orgullo y alegría cómo se sienten doloridos tras un entrenamiento intenso, o después de realizar una carrera de alta exigencia para ellos, o incluso nosotros mismos lo hemos hecho alguna vez.

En este caso, muchos de ellos entran en un bucle de sistemas de entrenamiento en los cuales, si no sienten ciertas sensaciones de sobreexigencia, es cómo si no hubiesen hecho nada, o no se sintieran del todo satisfechos y, a posteriori, tienen que recurrir al consumo casi habitual de medicamentos, normalmente antiinflamatorios, de tal manera que este procedimiento se convierte casi en el día a día.

Nuestro cuerpo es poderoso, y más si está bien entrenado, con una excelente capacidad de adaptación a nuevas sensaciones, pero ojo, tiene sus límites, y este proceso de entrenamientos intensos un día tras otro termina siendo muy perjudicial a la larga, desembocando en primer lugar en sobreentrenamiento, y por consiguiente en lesiones a corto y largo plazo.

El sobreentrenamiento viene dado normalmente por la intensidad y el volumen diario o semanal del mismo, sobretodo por éste último, ya que puedes entrenar duro, con altas cargas y exigencias, pero si luego aplicas la recuperación oportuna o correspondiente, no tienes por qué preocuparte, siempre y cuando la intensidad del entrenamiento vaya acorde a tus objetivos y posibilidades. Hay que buscar el equilibrio entre las cargas de trabajo y los descansos, cada corredor tiene el suyo.

¿Existen más factores causantes de dolores musculares, aparte de la intensidad y el volumen? Desde Trotting la respuesta es SÍ, aquí los nombramos:

Inadecuada técnica de carrera: conforme mejores tu técnica, economizarás en esfuerzo, es decir, para un mismo entrenamiento, con la misma carga, y las mismas características, la exigencia física no será la misma, para una persona que aplica una buena técnica de carrera, que para la que se está iniciando.

No realizar una adecuada vuelta a la cama: cuando salgas a correr, intenta no pararte tras el último esfuerzo o sprint en el caso de realizarlo, realiza un pequeño y suave trote para volver al estado basal, bajar pulsaciones progresivamente, y a posteriori, párate y ponte a estirar. Incide en los grupos musculares más sobrecargados, y no estires por estirar, hazlo correctamente, guíate con tu monitor en Trotting, y si entrenas por tu cuenta, infórmate bien de cómo hacerlos.

Falta de fortalecimiento muscular: es un error pensar que los corredores, para entrenar, sólo tienen que correr, valga la redundancia. El entrenamiento de fuerza se aconseja, sobretodo al principio de tu planificación, para adaptar los grupos musculares a las exigencias posteriores, y durante la misma, sobretodo a nivel de trabajo de fuerza resistencia (poco peso y muchas repeticiones), entrenamiento funcional con propio peso, o en el caso de ser un atleta de distancias cortas, trabajo de hipertrofia y potencia sin exceder en la carga en cuanto a peso.

Probablemente, estés cometiendo alguno de estos errores si después de una sesión de entrenamiento:

…te sientes extremadamente sobrecargado y tienes dificultades para desplazarte con normalidad.

…arrastras cansancio y fatiga un día tras otro.

…el cansancio se convierte en dolor.

…aplicas hielo y tomas antiinflamatorios diariamente para poder entrenar.

CONSEJO: es aceptable entrenar con una dosis de cansancio, el cansancio es síntoma de haber entrenado bien y de adquirir nuevas sensaciones, nuevas exigencias, pero nunca con  dolor, y si alguna vez sientes dolor, que sean dolores puntuales, reposa lo necesario si se da el caso, más vale pararte a tiempo, a que el tiempo te juegue una mala pasada en este sentido.

Síguenos: @trottinges on Twitter | Trotting on Facebook

Previous Post

Diseñando Herramientas Trotting

Next Post

Técnicas & Trucos Spinning by Trotting

1 comment

  1. Laura Mills dice:

    Here is another sample comment in order to test the form. You can edit or remove comments if you are administrator.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll to top